5

 

Hoy te traigo un mini álbum que no tiene ningún objetivo. No guarda nada. Ni está hecho con ninguna intención. Ni es para regalar. Es un álbum porque sí. Lo ha hecho Aurora, y ella te da su explicación. Luego yo te cuento una reflexión.

Aurora dice:

“Hoy debería contaros algo, sobre este proyecto.

Hoy debería deciros, cual ha sido mi inspiración.

Hoy debería contaros, paso a paso, lo que he ido haciendo en el álbum. Que materiales he usado, como he hecho la portada, qué sellos, o qué tintas he utilizado.

Hoy debería explicaros, el porqué de este álbum. Hoy debería enseñaros, las fotos que voy a poner.

Hoy debería…

¡Pero no! No puedo hacer nada de eso. No os voy a contar un rollo de que, me he inspirado en no sé qué trabajo, o he pensado, en no sé qué fotos; o que mirando desde mi ventana, veo no sé qué flores en la casa de mi vecino.Lo único que voy a hacer hoy, es enseñaros un álbum, que he hecho, sólo, por el mero placer de usar estos papeles.

¡Si os contase cualquier otra cosa, os engañaría!”

Y aquí viene mi reflexión:

Vivimos tan rápido, que a veces no sabemos parar. Todo lo que hacemos tiene un motivo, un objetivo, un porqué.

Muchas veces hacemos un álbum para regalar. Un layout para decorar una pared. Una tarjeta para un cumpleaños. Un art journal para probar 3 técnicas nuevas aprendidas.

Y qué hay de mí? De ti, quiero decir. Tú que lees, que ves, que piensas, que haces scrap. Qué tal si pruebas a hacer scrap porque sí? Es decir, sin ningún objetivo. Sólo por el hecho de pasar un rato bonito. De oir ese sonido al rasgar un papel. De sentir las manos manchadas de acrílica. De limpiar un pincel. De combinar los colores…

Muchas veces, se nos olvida que el scrap, el mixed media, o cualquier expresión artística, son precisamente para eso. Para dedicarnos tiempo. Para desconectar del mundo. Para dejar un poquito de espacio en blanco (o en rosa:) en este cerebro tan ocupado que tenemos.

Para mí, el scrap es una manera bonita de guardar los recuerdos que, si no, estarían en una caja o en un ordenador. Pero, sobre todo, es una manera bonita de mantener ocupadas nuestras manos y nuestra mente. Mientras nos tomamos ese paréntesis, la mente está de vacaciones. En una playa con palmeras, chiringuito, y papeles bonitos.

No importa si después de ese rato, el resultado es algo mega original y bonito, o algo que podía haber quedado mejor. Lo que importa es lo bien que lo hemos pasado.

Por experiencia personal, muchas veces hago scrap con un fin. Preparar un taller. O una clase. O un tutorial. O un encargo. Y me lo paso genial haciéndolo. Pero… cuando decido aparcar todo, y hacer scrap para mí… esa es otra historia. Es mejor que un spa. O un retiro de relax. O un partido de padel. Es felicidad!!!

Y cuando haces scrap para ti misma, es cuando mejor sale normalmente. Como este mini que tanto me gusta o este layout que me llevó muy poco rato y fue divertido.

Así que, aunque creas que no puedes, sí puedes. Saca un mini ratito de vez en cuando. Aunque sea media hora. Y disfrútala a tope. Con tus papeles, tus pinturas, sellos, tintas… con lo que más te guste. Que no te importe si gustará o no. Porque es sólo para ti…

Sabes que me encantaría saber lo que pasa ahora por tu cabeza? Cuéntamelo!!! soy un poco cotilla jejeje

Como Aurora no te ha contado qué ha usado, ya te lo cuento yo: (si pinchas encima de cada material, lo ves mejor en la Boutique)

Estos papeles fantásticos

-Las tarjetas a juego

Estas acrílicas densas

Sellos bonitos

 

Si haces algo parecido, porfa, enséñanoslo!! A Aurora y a mí nos encantará verlo 🙂

Besitos scraperos

___María___

0
1
¡Hola! Si necesitas preguntarme algo, puedo ayudarte desde aquí.